RELIGIÓN EN CHILE


chhhhh.jpg


ch.jpgLas Iglesias de Chiloé son patrimonio de la humanidad.

La religión en Chile es parte importante de la sociedad de dicho país y ha sido de gran importancia a lo largo de la historia de éste.chile.jpg
Según el último censo realizado en 2002, de un total de 11.226.309 chilenos de 15 años o más, 7.853.428 se declararon católicos, equivalentes al 69,95% de la población total, lo que representó una baja en el número de sus fieles en comparación con el censo de 1992, en el cual el 76,4% de la población de 14 años y más se había declarado católico. En tanto, el 15,14% se declaró evangélico, con un aumento de más del 3% respecto del censo de 1992, el 1,06% como Testigo de Jehová, el 0,92% como mormón, el 0,13% como judío, el 0,06% como cristiano ortodoxo y el 0,03% como musulmán. El 8,3% del país se declaró como ateo o agnóstico, y el 4,39% afirmó seguir otra religión.1
La Iglesia Católica ha estado separada del Estado desde 1925, año en que el Presidente Arturo Alessandri y el arzobispo Crescente Errázuriz, llegaron al acuerdo de separar la Iglesia del Estado chileno en la Constitución. De este modo se terminó con el reconocimiento como religión oficial del Estado, renunciando éste al derecho de patronato que se heredó desde la Independencia, sin la aceptación de la Santa Sede, y consagrando una amplia libertad de culto. Aunque la relevancia del catolicismo ha ido declinando en los últimos años, todavía es la religión predominante y aún goza de influencia en la sociedad.
iii.jpgEl ecumenismo en Chile es de larga data. Ya en el año 1970, a solicitud del gobierno y con el apoyo del cardenal Silva Henríquez se realizaron modificaciones en el tradicional Te Deum del 18 de septiembre, con el fin de transformarlo en una ceremonia de todas las iglesias cristianas, además de contar con la participación de representantes judíos, y musulmanes.
Durante los primeros años del Régimen Militar, las diferentes iglesias cristianas crearon el Comité Pro Paz, que se convertiría en la Vicaría de la Solidaridad en enero de 1976, bajo el alero de la Iglesia Católica, ganándose el respeto por su defensa de los derechos humanos.
i.jpg

CifrasReligión Personas %2
Católicos 7.853.428 69,95%
Evangélicos 1.699.725 15,14%
Ninguna (Ateos y Agnósticos) 931.990 8,30%
Testigos de Jehová 119.455 1,06%
Santos de los Últimos Días 103.735 0,92%
Judíos 14.976 0,13%
Cristianos ortodoxos 6.959 0,06%
Musulmanes 2.894 0,03%
Otra religión 493.147 4,39%
Alrededor del 79% de la población practica la religión católica. La Iglesia Católica tiene el mayor poder en la sociedad chilena, aunque fue oficialmente desestabilizada en 1925. El resto de los creyentes son protestantes pentecostales y hay un 1% de judíos. Una pequeña minoría practica la religión tradicional de los primeros pobladores de América.
Chile continúa siendo un país mayoritariamente católico. Sondeo revela que las personas muestran pocos cambios de creencias.
ii.jpgLa encuesta Bicentenario, realizada por la Universidad Católica y Adimark, revela que se mantiene la supremacía de la religión católica en Chile. Además, las personas muestran pocos cambios en sus creencias.
El 67% afirma ser católico, versus el 16% que dice ser evangélico, el 4% que profesa "otra religión" y el 13% que declara "ateo" o "ninguna". Cabe consignar que en el sondeo anterior, de 2006, los católicos eran el 70%, los evangélicos 14% y los que declararon "ateo" o "ninguna" 12%.
Sólo el 13% afirma haber cambiado alguna vez en su vida de religión. La conversión más importante es de católico a evangélico (42%). Le siguen de católico a no creyente (21%), de católico a otra religión no evangélica (13%) y de otra religión o no creyente a católico (4%).
Pocas conversiones derivan de eventos como nacimiento de un hijo, muerte de un familiar, matrimonio o enfermedad. Así, el 62% de quienes pasaron del catolicismo al agnosticismo declaran que este cambio no se debió a ningún evento particular. El paso del catolicismo al evangelismo, por el contrario, sí está motivado: el 60% dice haberlo hecho producto de un evento puntual.
Cerca de un tercio de los encuestados (32%) admite haber adquirido un compromiso religioso más intenso alguna vez en su vida. Se trata de un fenómeno de mayor recurrencia entre evangélicos (46%) que católicos (33%) y que exhibe una diferencia de sexo importante (38% de las mujeres contra el 26% de los hombres). Las cifras según grupo socioeconómico no muestran grandes diferencias.
El 60% considera muy y bastante importante que sus hijos conserven la orientación religiosa que se les ha enseñado. Se trata de una aspiración más fuerte entre las mujeres (67%) que en los hombres (54%) y entre los evangélicos (78%) más que en los católicos (65%)
Conservar la religión de los padres, en tanto, es un deseo compartido por el 56% de los encuestados. Este punto aparece como una aspiración más fuerte en los católicos (65%) que en los evangélicos (60%). Se trata también de una actitud más notoria en las mujeres que en los hombres (62% versus 50%).
Mientras, profesar la misma religión aparece como un motivo más débil a la hora de casarse (50%). Esta opción es defendida con mayor intensidad entre las mujeres que los hombres (54% versus 46%) y casi igualmente por evangélicos (58%) y católicos (56%).
El 72% declara que la mayor parte de sus conocidos que no son familiares saben qué religión profesa. Esta cifra es especialmente alta entre católicos (76%) y evangélicos (81%), pero baja entre personas que se declaran ateas o agnósticas (38%).
60% considera muy y bastante importante que sus hijos conserven la orientación religiosa que se les ha enseñado.

chhh.jpg

En Chile, entre la población de 15 años o más, la religión católica es la predominante, representando el 70%. El 15,1% se declaró evangélico, el 4,4% se identificó con otra religión o credo, y el 8,3% dijo no tener religión, ser agnóstico o ateo. En el censo de 1992, el 76,7% de los habitantes de 14 años o más se declaró católico; el 12,4% evangélico; el 0,8% protestante; el 4,2% se identificó con otra religión o credo, y el 5,8% se declaró indiferente o ateo. De acuerdo con la información del último censo, se aprecia un predominio de mujeres en las religiones o credo católico, evangélico, testigo de Jehová, judaico y mormón, con al menos 51%. Los hombres manifestaron mayoritariamente la opción musulmana, ortodoxa, otra religión o credo, y ninguna, ateo o agnóstico.
Entre las personas de edad más avanzada predomina la religión católica; el 79% de la población mayor de 75 años, frente a un 66% de la población de 15 a 29 años. Esta tendencia se revierte en las religiones evangélicas (12,6% en la población de 75 años o más y 15,4% de la población de 15 a 29 años); en la religión mormona (0,5% en la población de 75 años o más y 1,1% en la población de 15 a 29 años).
Entre las personas que no declararon una religión o se manifestaron como ateos o agnósticos, la distribución por edades es también significativa: el 11,1% de la población de 15 a 29 años, frente al 3,8% de 75 años o más.