DEPORTE EN ARGENTINA

El deporte en Argentina se caracteriza por una relevancia extraordinaria del fútbol masculino. El primer ídolo popular deportivo fue Jorge Newbery (1875-1914), quien se destacó como esgrimista, boxeador y aviador. La difusión masiva del deporte se produjo en las tres primeras décadas del siglo XX sobre la base de la pasión popular por tres actividades: el fútbol, el boxeo y el automovilismo.[1] Aparte de los mencionados en Argentina se han desarrollado deportes que han alcanzado la primera línea mundial como el básquetbol, el cestoball, el ciclismo, el golf, el hoc
key sobre césped, el hockey sobre patines, el polo, el pádel, la pelota paleta (una variante de la pelota vasca), el remo, el rugby, el tenis, el voleibol y el yachting.

Otros deportes de desarrollo considerable son el montañismo, la halterofilia, el handball, la natación, el patín, el
taekwondo, el yudo, etc. En la zona andina del sur del país se practican de forma muy extendida los deportes de invierno, en especial esquí y snowboard. El deporte nacional es el PATO.


HISTORIA DE EL PATO (DEPORTE)

El pato es un deporte ecuestre originario de Argentina, declarado oficialmente juego nacional de dicho país en 1953.

Ya en el siglo XVI se realizaban contiendas o "corridas" donde dos equipos de jinetes intentaban hacerse con un pato vivo (de ahí el nombre del juego, salvo que actualmente se usa una bolla con asas) y llevarlo hasta un sitio predefinido. Las crónicas mencionan partidos con hasta 200 participantes, disputados de estancia a estancia. El animal usado para el juego solía ser
entregado por un pulpero, a veces envuelto en una canasta o dentro de una bolsa de cuero con asas.
La ausencia de reglas causó que el juego fuera en ocasiones extremadamente violento. Muchos gauchos resultaron muertos durante corridas, al "rodar" su caballo o siendo atropellados por otros caballos. También se dieron casos en que, en el fragor del juego, disputas entre rivales fueron dirimidas a cuchillo. Por esos motivos, las autoridades civiles
guillermomontero.jpg
y eclesiásticas vieron el juego con desagrado. El 20 de agosto de 1790 el Virrey Arredondo prohibió el juego del pato. En 1796 un edicto de la iglesia católica aclaraba que no se debía dar sepultura cristiana
a quien moría jugando al pato, y en 1822 el gobierno de la provincia de Buenos Aires prohibió la práctica del juego. Dicha prohibición fue sostenida durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas (quien, se rumoreaba, sentía especial fastidio por el juego). Es de notar el escaso número de menciones al pato en la literatura gauchesca.
En la década de 1930, el estanciero bonaerense Alberto del Castillo Posse se dedicó a definir y reglamentar la variante moderna del pato, que abreva del polo en ciertos aspectos, y retiene ciertas características del pato tradicional, en particular el elemento de la cinchada, y la ensilladura y estribos propios del gaucho bonaerense.
El juego así definido experimentó un cierto auge, al punto que el 3 de abril de 1941 fue creada la Federación Argentina de Pato. El presidente Juan Domingo Perón decretó en 1953 que el pato es el juego nacional de la Argentina. Esto no bastó para que el pato gane adeptos en las grandes ciudades. Los medios masivos no se ocupan del pato (como sí lo hacen con el polo). Las competencias de pato se hallan más bien acotadas al ámbito rural, muchas veces en conjunción con eventos de doma o música y baile. En Tafi del Valle, por ejemplo, cada verano se celebra un torneo de pato con la concurrencia de deportistas de toda la Argentina.
Muchos observadores han aseverado que la competitividad de los polistas argentinos y de sus caballos tiene su origen en la tradición del pato en la provincia de Buenos Aires.
El pato moderno tiene parecidos con el polo: las dimensiones de la cancha son relativamente similares, los equipos constan de cuatro jinetes, y el juego se divide en períodos cortos de gran intensidad (si bien en pato no se usa el vocablo chukker para designar cada tiempo). En pato, cada partido consta de hasta seis "tiempos" de 8 minutos cada uno, separados por entretiempos de 5 minutos).

REGLAMENTO DEL JUEGO

La cancha (o "potrero") debe ser perfectamente llana y estar cubierta de grama o césped. Sus dimensiones son: largo entre 180 y 220 metros, ancho entre 80 y 90. Los aros, de un diámetro de un metro, están ubicados en la línea de fondo, montados verticalmente sobre postes de 2,40 m. El reglamento indica que cada aro (o "arco") debe poseer una red de 1,40 m de profundidad, si bien las inclemencias del tiempo conspiran contra el cumplimiento de esta última exigencia. El "pato" en sí es de cuero, con cámara neumática, y posee seis asas; suele ser de color blanco. Su diámetro, de extremo a extremo, es de 40 cm. Su peso máximo es de 1.250 g.
Los caballos usados en el pato de competencia son ejemplares del llamado caballo criollo, de hasta 1,45 m de alzada. Los ocho jinetes comienzan el juego en
Torneolarural.jpg
La cinchada

posiciones prefijadas. El equipo que posee el pato avanza hacia la línea final para arrojar al aro y así concretar un tanto. Los jugadores de ambos equipos tienen derecho a recoger el pato cuand
o éste se halla

en el suelo, lo que exige un gran dominio del caballo y una gran fortaleza física. Quien se hace con el pato puede pasarlo a un compañero ("cachetear") o cabalgar rumbo al aro. Durante la cabalgada, se deben respetar ciertas reglas destinadas a evitar accidentes y preservar la competitividad. Notablemente, existe la obligación de asir el pato con la mano derecha y extender el brazo derech
o; el pato es así "ofrecido" al rival, que puede intentar asir el pato y robarlo mediante la "cinchada" (el no "ofrecer" es una infracción llamada "negada").
La cinchada es el elemento característico del pato, y el más apasionante. Dos jinetes cabalgan a plena velocidad tomando el pato de un asa cada uno; mediante tirones limpios, intentan hacerse con el pato. Nótese que quien "ofrece" siempre cincha con su mano derecha; la mano que no cincha debe tener las riendas. Durante la cinchada está prohibido apoyarse en la silla.
El pato requiere un caballo entrenado y una gran agilidad por parte del jinete para recoger, cinchar, cachetear y convertir.


DEPORTES SOBRESALIENTES EN ARGENTINA SON...

ATLETISMO

El atletismo en la Argentina mostró un desarrollo importante hasta 1956, obteniendo cinco medallas olímpicas, constituyéndose en el segundo deporte olímpico detrás del boxeo, en el período 1924-1952. Sus mayores logros se produjeron en la maratón, disciplina en la que obtuvo dos medallas de oro, con Juan Carlos Zabala en Los Ángeles 1932 y Delfo Cabrera en Londres 1948, y una de plata, alcanzada por Reinaldo Gorno en Helsinki 1952. También obtuvieron medalla de plata Luis Brunetto en salto triple en París 1924 y Noemí Simonetto en salto en largo, en Londres en 1948.
220px-Cabrera.png
Delfo Cabrera en la Final de la Maratón de los Juegos Olímpicos de Londres, 7 de agosto de 1948.



Luego de 1956 el atletismo se vio afectado por problemas políticos, falta de apoyo y la profesionalización del deporte en todo el mundo. Entre los atletas más destacados desde entonces se encuentran Tito Steiner en decatlón, Alejandra García en salto con garrocha y Antonio Silio en carreras de fondo.
En la última década, cabe citar los logros del garrochista Germán Chiaraviglio, campeón del Mundial Juvenil de Atletismo en los años 2003 y 2006, subcampeón del mismo certamen en 2004 y medalla de bronce en la Copa del Mundo de Atletismo 2006. En 2010, Argentina ha logrado por medio de Braian Toledo una Medalla de Oro en lanzamiento de jabalina, durante los Juegos Olímpicos de la Juventud, disputados en Singapur.



AUTOMOVILISMO

El automovilismo de Argentina, junto al fútbol y el boxeo, integra la base tradicional del deporte popular en la Argentina. Tiene sus comienzos a fines del siglo XIX y logra una gran popularidad a partir del establecimiento del Turismo Carretera en 1937.
La máxima figura de este deporte en la Argentina es Juan Manuel Fangio, quien fue 5 veces campeón mundial de Fórmula 1 con cuatro marcas: Alfa Romeo (1951), Mercedes Benz (1954–1955), Ferrari (1956) y Maserati (1957).
Cabe citar también a José Froilán González, primer ganador de un Gran Premio de Fórmula 1 en la historia de Ferrari, tras haber triunfado en Silverstone, en 1951. También triunfó en las 24 horas de Le Mans, una de las pruebas mas duras del automovilismo.
En los años 70 la figura destacada dentro de la Fórmula 1 fue Carlos Alberto Reutemann, quien a lo largo de su carrera logró un total doce grandes premios, siendo 1981 el año de su mejor performance, en el que finalizó como subcampeón de la categoría.
En la actualidad las tres categorías más importantes del automovilismo argentino son el Turismo Carretera, el Top Race V6 y el TC2000.


BASQUETBALL

A pesar de tener un rico pasado, llegando a ser campeón mundial en 1950 y cuarto en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, el básquet argentino fue perdiendo protagonismo en la segunda mitad del siglo XX, hasta que la creación de la Liga Nacional de Básquet (LNB) en 1984, lo hizo recuperar y ganar en popularidad nuevamente, liga actualmente con 16 equipos repartidos por todo el pais con ascensos y decensos hacia 2 ligas inferiores. La irrupción de Emanuel Ginóbili en la NBA y las grandes actuaciones de la selección argentina a nivel internacional, contribuyeron a un mayor seguimiento por parte del público.
En 2002, la Selección dirigida por Rubén Magnano alcanzó la final del Campeonato Mundial en Indianápolis, y dos años más tarde obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el título más importante de su historia. En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, en cambio, fue derrotado por la selección de Estados Unidos en semifinales. Aun así luego venció a Lituania y gano la medalla de bronce
Es la única selección de baloncesto de América Latina en conquistar la cuádruple corona: Campeona del Mundo, Campeona Olímpica, Campeona de América y Campeona Panamericana. Además, es 10 veces Campeona Sudamericana.
El basquetbolista más destacado del país es Emanuel Ginóbili, Manu, tres veces campeón de la NBA con su equipo San Antonio Spurs en 2003, 2005 y 2007.
En la temporada 2007-2008 se marcó el récord con seis jugadores nacionales participando en la liga estadounidense -NBA- con:
  1. Carlos Delfino - Toronto Raptors
  2. Emanuel Ginóbili - San Antonio Spurs
  3. Walter Herrmann - Charlotte Bobcats
  4. Andrés Nocioni - Chicago Bulls
  5. Fabricio Oberto - San Antonio Spurs
  6. Luis Scola - Houston Rockets
Gran cantidad de basquetbolistas argentinos se desempeñan en las ligas europeas, principalmente en España e Italia.
La institución responsable de organizar este deporte en la argentina es la Confederación Argentina de Básquetbol, en tanto el representativo nacional es la Selección de básquetbol de Argentina. En la tabla de posiciones histórica, los tres mejores equipos de la Liga Nacional son Atenas de Córdoba, Boca Juniors de Buenos Aires y Peñarol de Mar del Plata.


RUGBY

El rugby, se juega aproximadamente desde 1873 en la Argentina, antes que el fútbol. En un comienzo fue jugado por británicos residentes en el país. La actual Unión Argentina de Rugby data de 1898 o 1899, y a partir de 1910, ya había numerosos jugadores argentinos. Actualmente el rugby cuenta con más de setenta mil cultores registrados (según International Rugby Board, entidad rectora a nivel mundial de este deporte, 20 aunque esta cifra parece exagerada, ya que se calcula que los rugbistas registrados no superan los treinta mil. El seleccionado nacional argentino o Los Pumas, se encuentra entre los cinco mejores del mundo, habiendo intervenido, con diversa suerte, en todos los campeonatos mundiales de esta especialidad deportiva. Su mejor desempeño ha sido en el año 2007, donde obtuvo el tercer puesto (medalla de Bronce) después de haber triunfado frente al organizador Francia (dos veces), Georgia, Namibia, Irlanda y Escocia. Solamente perdió, en semifinales, con quien a la postre sería el campeón, los representantes sudafricanos. Las mayores plazas rugbísticas del país son Buenos Aires (Unión de Rugby de Buenos Aires), Rosario (Unión Rosarina de Rugby), la provincia de Córdoba (Unión Cordobesa de Rugby), la provincia de Tucumán -la más importante del interior del país- (Unión Tucumana de Rugby) y la Unión de Rugby de Cuyo, que agrupa a clubes de las provincias de Mendoza y San Juan y en cuyos torneos suelen jugar equipos de la vecina República de Chile. El deporte está difundido por todo el país, y de hecho, es el único país americano que cuenta con una cantidad importante de clubes que lo practican habitualmente, superior incluso a los Estados Unidos y Canadá.